Estados, bancos y empresas en Europa inundan el mercado de deuda en 2011