Barcelona pasa la prueba de fuego del Congreso de Móviles sin Uber ni Cabify