El barril de la OPEP toca un nuevo máximo anual, los 116,60 dólares