El sector de bebidas espirituosas avisa de que un alza fiscal provocará desplome de ventas y menos recaudación