El beneficio neto del Santander cae un 2%