Benidorm sigue esperando a los turistas británicos mientras muchos negocios continúan cerrados