La bolsa, entre Papa Noel y los Reyes Magos