Las bolsas europeas miran al empleo en EEUU para evitar una nueva jornada negra