La brecha salarial en España repunta y se sitúa en el 24%, en niveles de 2002