La compañía británica Flybmi se declara en bancarrota y culpa a la inestabilidad por el Brexit