Canarias, en pie de guerra contra las prospecciones