La cancelación de viajes por el coronavirus amenaza el sector turístico, pero impulsa el textil