Los capitalistas buscan un antídoto para la crisis en Davos