Los carburantes alcanzan su precio máximo desde 2008 y se acercan al récord