La casa del desierto, el hogar de cristal que se autogestiona