Los bancos centrales del G-10 piden solidez fiscal para la recuperación