Los chóferes suben las tarifas entre un 22 y un 24 por ciento pese a la anulación del alza de los carburantes