Las cifras de déficit españolas, en entredicho