El coche eléctrico, una seria amenaza para los talleres de mecánica