La caída del comercio y la inversión provocan el desplome récord de la economía europea