El comisario Olli Rehn dice que España no se ha contagiado por la crisis lusa