Un 'banco malo' español debería comprar 100.000 millones de activos hipotecarios, según un estudio