La compraventa de viviendas subió un 6,8% en 2010, tras dos años en negativo