Los concesionarios venden siete coches a la semana