La confianza del consumidor, en el punto más bajo