El Ayuntamiento de Barcelona precinta las obras de un “piso-colmena” por considerarlos “infraviviendas”