La construcción española vuelve a desplomarse mientras crece a nivel europeo