Las constructoras piden 5.000 millones para reactivar obras paradas durante la crisis