Los consumidores muestran más su optimismo con la economía que con su situación