La atonía del consumo mantiene estancado el crecimiento económico en el 0,2 %