El consumo y el sector exterior amortiguaron la caída de la economía en 2010