Entran en vigor los nuevos contratos de alquiler de vivienda, que podrán ser de hasta siete años