Los controladores insisten en que Fomento tiene que cambiar su posición