Los controladores renuncian a la huelga en agosto para no dañar al turismo