La guerra del crudo y el coronavirus hunden las bolsas y el precio del petróleo