La huelga toma las carreteras pero no vacía los centros de trabajo