Los créditos para vivienda caen un 40% en 2008 y los de consumo un 24%