La crisis del gas entre Ucrania y Rusia afecta a trece países