La crisis amenaza con destruir el Estado autonómico