La crisis del diésel afecta a la fábrica de Mercedes en Vitoria