El final de la crisis financiera dará lugar a un nuevo "equilibrio de poder", dice el FMI