La crisis provoca que los impagos aumenten un 83,9 por ciento en 2008