El crudo bordeó los 80 dólares en una semana de ganancias que cerró a la baja