El déficit comercial de EE.UU. aumentó un 32,8 por ciento en 2010