El déficit comercial de Estados Unidos bajó un 3,3 por ciento en 2008