El Gobierno tiene que ajustar otros 12.000 millones de euros