El déficit presupuestario de EE.UU. se aproxima al billón de dólares