Los afectados por los desahucios, la angustia en silencio