El descenso de autónomos se ralentiza en 2010 al situarse en un 1,8 por ciento