Los afectados por embargos desconfían de soluciones políticas al "conflicto social" de la mora hipotecaria